Empleo: no hay un mes que se salve

Madrid (Revista E) – El último día del mes es letal para la Seguridad Social, cuando las bajas suelen ser tres o cuatro veces más que las altas. Dentro de este comportamiento hay dos fechas, junio y agosto, que registran un descalabro mayúsculo.

El último día del mes pasado echó el cierre con la mayor destrucción de empleo de la historia, 313 mil bajas frente a 47 mil altas. Resultado: más de 265 mil puestos de trabajo que desaparecieron en un día.

Educación, construcción e industria cierran en verano es decir, destruyen empleo. Para otros, sin embargo, es justo cuando empieza la temporada alta, como monitores, socorristas, etcétera; contratos que funcionan a demanda.

Cada mes se firman en España entorno a un millón y medio de contratos y -en el mejor de los casos- los indefinidos llegan al 10%. Fiebre contratadora, fines de semana y de mes son fechas para dar de baja contratos que -aveces- se recuperan el viernes y bolsas de horas a la orden del día en muchas empresas.

El movimiento de altas y bajas a la Seguridad Social se mantiene a lo largo del año. Cuando al Gobierno se le pregunta si puede ocultar bolsas de fraude habla de actividades que representan un problema -no sólo en términos estadísticos- para los derechos de los propios trabajadores, pero no de fraude. Desde Inspección de trabajo sí consideran que se trata de una práctica fraudulenta y recuerdan que las empresas tienen obligación de cotizar, también, los periodos de descanso o vacaciones.

La Inspección lleva años desarrollando campañas para combatir estas prácticas. Desde 2012 a la actualidad han realizado más de tres mil investigaciones a empresas que han permitido aflorar más de 24.500 empleos.

 

 

Deja un comentario